Discriminación y hostigamiento laboral a personas que viven con VIH

Matías Muñoz, activista, abogado y Presidente de la Asociación «Ciclo Positivo», dialogó con «Estación Ituzaingó» acerca de la discriminación que reciben las personas con VIH en el ámbito laboral y en particular sobre la situación de Maxi, un auxiliar de la Policía Federal, quien fue hostigado en su lugar de trabajo tras contar que tenía VIH. Esta semana Muñoz se reunió con la Subsecretaria de Derechos, Bienestar y Género del Ministerio de Seguridad, la Dra. Sabrina Calderón y con la Directora Nacional de Políticas de Género Carolina Justo Von Lurzer para pensar en conjunto acciones políticas que protejan a Maxi y a todas las personas que sufren cualquier tipo de discriminación en el interior de las fuerzas.

«El caso de Maxi es el caso de muchas personas y no sólo pasa en las fuerzas de seguridad. Maxi por motivo de la pandemia había pedido la dispensa laboral para hacer teletrabajo pero no sólo por el VIH sino por otra patología que tiene. La situación de informar su estado de salud le generó lo que le genera a muchas personas en sus puestos de trabajo: la información sensible, privada e íntima circulo por varios funcionarios de distintos rangos de la policía», contó. Además remarcó «hoy sabemos que el VIH es una infección crónica que tiene tratamiento, que es posible tener una vida saludable, que es posible no transmitir el virus a otras personas si uno está en tratamiento, sin embargo todavía hay un montón de núcleos sociales, incluso la familia, educación, en los puestos laborales y en las fuerzas de seguridad que siguen siendo lugares muy hostiles para ser una persona con VIH».

Asimismo expresó que «es importante crear políticas públicas para que esto no suceda más, que no se haga el test de VIH para ingresar a un trabajo. Lo importante es que haya sanciones reales para quienes vulneren el derecho a la privacidad de las personas. Además de contener casos concretos hay que trabajar en las políticas públicas y con las empresas para que estas cosas no sigan ocurriendo. Lamentablemente tener VIH no ha dejado de ser un tema de salud pública, no porque no se hayan reducido los números de muertes sino porque los índices de estigma y discriminación hacen que las personas en muchos casos no quieran atender su salud». Con respecto a las denuncias por discriminación laboral aclaró «son un número muy amplio las denuncias que recibimos en la asociación pero no es el mayor. El mayor son los incumplimientos de las obras sociales y las empresas de medicina prepaga». Y agregó que es importante difundir que «el tratamiento, el seguimiento, los estudios, la atención médica, es todo gratuito a partir de la legislación vigente en todos los sistemas de salud. En caso de incumplimiento por parte de algún efector de salud si es una obra social nacional o prepaga tiene que hacer un reclamo en la Superintendencia de Servicios de Salud y en caso de que sea por parte de IOMA el reclamo se tiene que hacer en la Defensoría del Pueblo de Buenos Aires».

Escuchá la nota completa:

Comentá
Compartí